Lilí Alvarez (1905-1998) fue la primera tenista española conocida en Europa por sus éxitos deportivos. Quedó tres veces semifinalista en Roland Garros y durante tres años consecutivos disputó la final de Wimbledon. Su proverbial ingenio  tambien traspasó fronteras. Una vez en que coincidió con el mariscal Foch, este le confesó: “Nunca me atrevería a proponerle un partido de tenis, señorita”. A lo que ella respondió: “No se preocupe, mariscal. Yo tampoco le declararía a usted la guerra”.

Leido en Historia y Vida.