la-tribu-de-los-lagosUna historia muy, muy antigua se contaba en lo más crudo del invierno, por la noche, cuando Búho ululaba en los bosques helados. Como todas las historias, también ésta albergaba una moraleja y una verdad para la tribu. Algunos aseguran que la historia procedía de los Cabeza Alta; otros, que había nacido del viento y nutría la tierra…

Hace mucho, en tiempos de los antepasados, la Tribu se negó a cuidar de los Muertos y la tierra se llenó de fantasmas que cometían toda clase de iniquidades. Finalmente, desesperados, los fantasmas acudieron a exponer su problema a Primer Hombre.

Primer Hombre oyó sus lastimeros gritos y envió en su ayuda a su hermano gemelo, Cuervo de Muchos Colores. En aquellos días, Cuervo poseía un plumaje tan brillante que a su lado los pinzones parecían grises y deslucidos.

Cuervo de Muchos Colores caminó por la tierra, hablando a los hombres acerca de los Muertos y sus problemas. Les explicó que si honraban y cuidaban a sus antepasados, los Espíritus les corresponderían y ayudarían a los vivos con mensajes del Mundo Espiritual. Los fantasmas dejarían de hacer daño y gastar jugarretas y todo sería mejor.

Los hombres escucharon las palabras de Cuervo de Muchos Colores y comenzaron a cuidar de los Muertos. Pero tantos fantasmas poblaban la tierra que Cuervo de Muchos Colores tuvo que hacer algo más. Un día, atravesando el bosque,encontró una alta colina. En torno a su base amontonó pilas  de matorrales secos, luego subió a la cumbre y encendió un fuego en un cacharro de arcilla. Rezó durante cuatro días, Cantando a las cuatro direcciones sagradas, y los fantasmas le oyeron y vinieron de todo el mundo para ver qué hacía Cuervo de Muchos Colores. El día del solsticio, todos los fantasmas habían llegado.

Por fin, uno de ellos, un guerrero que habia muerto en la batalla y cuyo cuerpo había sido mutilado, preguntó a Cuervo de Muchos Colores:

-¿Qué haces ahí, en la cima de  esa montaña, Cantando y Danzando? Hemos venido para verlo.

Cuervo de Muchos Colores alzó las manos al sol de la mañana y respondió:

-Os he convocado aquí para enviaros con mi Canto a la Tierra de los Muertos. Pero no podéis marchar así. Estáis llenos de rabia y maldad. Debéis limpiaros antes de que os envíe a la Tierra de los Muertos.

A continuación, Cuervo de Muchos Colores tomó el cacharro que contenía el fuego y lo hizo girar en torno a su cabeza, diseminando las ascuas encendidas entre los matojos secos. la leña prendió al instante y la montaña fue devorada por las llamas. Los fantasmas gritaron e intentaron escapar, pero el fuego los rodeaba por completo. Al final, sólo quedaron cenizas. Cuervo de Muchos Colores las recogió y se las llevó a la Tierra de los Muertos, donde por fin las almas fueron liberadas. Toda la maldad había sido purificada.

Pero las relucientes plumas de Cuervo de Muchos Colores resultaron quemadas y se tornaron negras. Por eso, hasta el día de hoy, Cuervo tiene las plumas negras.

Fragmento de La Tribu de los Lagos, de K. O’Neal Gear y W. M. Gear