-El candirú, un pez de unos seis centímetros  de longitud que vive en los ríos de Sudamérica, es el único parásito vertebrado del hombre. Se introduce por los orificios naturales de los bañistas y, una vez dentro, se engancha al organismo con unas púas que le salen de la piel, produciendo tremendos dolores en las personas afectadas.

-En un gran lago de Bélgica se vio una bandada de libélulas que abarcaba una extensión de 170 kilómetros cuadrados. A su paso por Amberes la nube de insectos interrumpió el tráfico durante horas.

-Aunque sus ojos refulgen en las tinieblas, los gatos no pueden ver en la oscuridad. El brillo de debe a que reflejan la escasísima luz ambiental por medio de una mambrana llamada tapetum lucidum.  También tienen un campo de visión mucho más amplio que las personas y son muy sensibles a la luz ultravioleta, lo que les permite distinguir cosas que un hombre jamás vería. Durante el día, los gatos ven mucho peor que nosotros.

-El cangrejo gigante de la especie macrocheira kaempfferi, que habita en las profundidades de los mares de Japón, puede dar con sus largas patas pasos de hasta tres metros.

-El prestigioso psicozoólogo vienes, K. E. Schneider cita en una de sus obras la facultad de hablar de un perro de las cercanías de Zeitz, al que su amo le había enseñado a decir su nombre, Aniel, y además las palabras si, no, cerveza y silencio.

Anuncios

Desde hace apenas unos años, la opinión publica ha empezado a ver en las llamadas células madre una prometedora esperanza para el tratamiento de un sinfín de enfermedades.

Las expectativas creadas se basan en la capacidad de estas células indiferenciadas -es decir, que todavía no se han transformado en una célula concreta como una neurona, por ejemplo- para reproducirse y producir tejidos maduros. Se trata, en definitiva,  de células capaces de transformarse en cualquier otro tipo de célula, lo que se conoce como diferenciación.

Aunque todavía se desconocen muchos de los mecanismos que intervienen en este proceso, lo que si se sabe es que estas células reciben ciertos estímulos internos a través de sus genes y su entorno. De este modo, la célula determina el tipo de tejido en el que se convertirá. Pese a todo, existen diferentes tipos de células madre; algunas con un mayor potencial que otras. Las mas versátiles son las llamadas totipotenciales, capaces de generar un organismo completo. Por contra, este tipo solo puede ser obtenido a traves de embriones. Otro tipo son las llamadas pluripotenciales, que pueden generar diferentes tipos de tejidos y, por ultimo, las conocidas como multipotenciales, marcadas, podría decirse que de antemano, para convertirse en un tipo concreto de tejido. Una de las caracteristicas mas apreciadas de las células madre es su capacidad para dividirse y renovarse constantemente.
(más…)

Para aquellos que hacemos deporte la sensación de sentirnos bien, la vitalidad y la alegría que esto produce cuando lo practicamos tiene una explicación bioquímica en donde las endorfinas serian parte de la respuesta a estas sensaciones.

Las endorfinas son péptidos (pequeñas proteínas) derivados de un precursor producido a nivel de la hipófisis, una pequeña glándula que esta ubicada en la base del cerebro. Cuando hacemos deporte esta glándula es estimulada, produciéndose endorfinas en el organismo, las que van a actuar sobre los receptores que causan analgesia, además de producir un efecto sedante similar a los que genera la morfina, un opiode exógeno bastamente conocido por estas mismas propiedades. Es por esto que las endorfinas son consideradas nuestros opiodes endogenos, es decir producidos por nuestro organismo.

(más…)