Los cometas se han parecido siempre a las personas asustadas.

En primer lugar, no parecen seguir las normas. Los demás cuerpos celestes -las estrellas, el sol, la luna, los planetas- se mueven de una forma regular y ordenada.

Las estrellas son particularmente puntuales, ya que todas dan vueltas en el cielo con un movimiento uniforme y regular que no cambia. Y mientras se mueven, la posición relativa que tienen entre si tampoco varia.

El sol y la luna no son tan uniformes. A medida que discurre el año, la altura que alcanza el sol al mediodía es mayor o menor, y la luna cambia de forma noche a noche. Los planetas cambian de velocidad y hasta de dirección a medida que pasa el tiempo. Estos cambios, sin embargo, son constantes. Pueden calcularse y se puede predecir la posición que tendrán en el futuro estos cuerpos celestes.

(más…)

Anuncios

Hiperion, luna de Saturno

(más…)